Ashgabat el Aeropuerto con forma de ave

Turkmenistán, alguna vez fue uno de los países más pobres de la Unión Soviética, pero después de su independencia en 1991, impulsado por sus reservas de gas natural, se convirtió en una nación próspera que se desarrolló rápidamente.

El primer presidente de Turkmenistán Saparmurat Niyazov, dirigió la construcción del aeropuerto internacional de Ashgabat, pero la torre de control estaba mal ubicada y la terminal le obstruía la visibilidad a los controladores. Pese a que los constructores advirtieron de ello oportunamente a Niyazov, el mandatario no modifico el diseño porque “Se veía mejor de esta manera”.

Pero en el 2013 el gobierno de Turkmenistán decidió rediseñar completamente el aeropuerto para responder al rápido crecimiento del tráfico de pasajeros, la obra que tuvo un costo de 2.250 millones de dólares y se inauguró a finales del 2016, incluía instalaciones como: una nueva terminal cuyo diseño se asemeja a un halcón con las alas desplegadas, una nueva torre de control, una pista de 3.800 metros de largo y una terminal VIP.

El proyecto desarrollado por el contratista turco Polimeks, recibió el “Premio a la excelencia en la construcción” de la revista International Property & Travel por su concepto arquitectónico y por la calidad de la planificación y la construcción.

Si te gusto esta publicación, compártela en tus redes sociales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »