La torre de control de la discordia

Desde hace varios años se desarrolla una disputa judicial entre los Servicios de Navegación Aérea de Croacia (HKZP) y el director del Aeropuerto de Rijeka (LDRI), por la propiedad de la torre de control del aeropuerto de esa ciudad.  A finales de abril, esa situación desencadenó un incidente que mantuvo cerrado el aeropuerto durante 24 horas, debido a la suspensión del servicio de control de tránsito aéreo.

Según varios medios de comunicación croatas, los controladores abandonaron la torre de control, luego de presentarse un conflicto con Tomislav Palalić, Director del Aeropuerto, quien ingresó a la edificación acompañado de varios guardias de seguridad, para cambiar las cerraduras de las puertas.

El incidente se presentó el viernes 24 de abril, en medio de la crisis generada por la pandemia de Covid-19, razón por la cual no generó peligro ni afectación para las operaciones aéreas, ya que debido a las restricciones implementadas para controlar el virus, no había vuelos programados.

La disputa en la que ninguna de las partes se desvía de su posición, ha llegado hasta los estrados judiciales sin que hasta el momento exista una decisión definitiva. Según documentos públicos, el aeropuerto de Rijeka está registrado como propietario de las instalaciones desde su apertura, el 1 de mayo de 1970; sin embargo, HKZP afirma que en mayo de 1998 el Gobierno de la República de Croacia le cedió todos los bienes que habían estado en manos de la antigua Administración Federal de Aviación Civil desde el comienzo de la operación del Aeropuerto, razón por la cual considera que el aeropuerto de Rijeka nunca ha estado en posesión de la torre de control.

Por su parte, el Director del aeropuerto Tomislav Palalić afirma que la totalidad de las instalaciones son propiedad exclusiva del aeropuerto y como prueba de ello en 1995 se firmó un contrato de arrendamiento con HKZP para la permanencia en la torre de control por un término de 20 años. De acuerdo con Palalić dicho contrato expiró en 2015, y después de eso HKZP se ha negado a pagar las cuotas de arrendamiento. Precisamente fue gracias a ese contrato, que en el 2018 un tribunal reconocio al aeropuerto de Rijeka como propietario de la torre de control y de las demás edificaciones del aeródromo, decisión que fue apelada por HKZP y que aún no ha sido resuelta por el Tribunal Superior de Comercio de la República de Croacia.

Si te gusto esta publicación, compártela en tus redes sociales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »