No sé qué vi, pero que lo vi, lo vi

Eduardo Russi es un controlador colombiano que se hizo famoso en abril del 2020, cuando relató al periódico El Tiempo un incidente OVNI del cual fue testigo en 1964, cuando trabajaba en la Torre de Control del Aeropuerto El Dorado.

Russi se enamoró de la aviación desde muy pequeño, acostumbraba ir al antiguo Aeropuerto de Techo, en Bogotá, para ver los aviones, así nació su deseo de ser piloto, en 1958 estudió y obtuvo una licencia, pero en esa época ser piloto era muy difícil, había que esperar hasta que algún aviador falleciera o se retirara para reemplazarlo y Russi no estaba dispuesto a hacerlo.

Entonces, fijó su atención en otro campo de la aviación, viajó a México para hacer el curso de controlador de tránsito aéreo, el cual terminó en 1960, regresó al país y fue directo al Aeropuerto El Dorado, que por aquellos días estaba recién inaugurado. Presentó su diploma en la torre de control y se vinculó como controlador sin ningún proceso.

Russi se desempeñó como controlador durante 22 años, llegando a ser jefe de la torre de control, después de jubilarse, trabajó durante 20 años en un aeropuerto privado propiedad de una empresa minera y en la actualidad se dedica a dar instrucción en inglés técnico y procedimientos radiotelefónicos en una escuela de aviación.

La larga trayectoria como controlador de Eduardo Russi está plagada de recuerdos y anécdotas, presenció el aterrizaje del concorde en Bogotá en 1974 y 1976, fue testigo de la visita al país del general francés Charles de Gaulle y del Papa Pablo VI, pero sin duda alguna, el suceso que se quedó en su memoria para siempre, fue el avistamiento de un OVNI a mediados de 1964.

Días antes del evento se habían recibido informes sobre extrañas luces en los alrededores del aeropuerto El Dorado, el hecho más sorprendente fue el reportado por el piloto de un avión Constellation de Avianca que fue acosado por unas supuestas luces que pasaban por encima y debajo de su aeronave, estos acontecimientos generaron tanto revuelo que la Fuerza Aérea Colombiana (FAC) decidió enviar dos T33 para brindar apoyo e investigar qué eran aquellas luces que se venían observando.

El día del incidente, Russi fue alertado vía telefónica sobre la presencia de un OVNI encima de la torre de control, luego de comprobarlo personalmente, informó al piloto de un T33 que salió en su persecución, a los tres minutos de iniciada la persecución, el piloto del avión manifestó que no podía continuar siguiendo al objeto y que le quedaba poco combustible. Luego de este incidente, tanto a los controladores como a los pilotos se les ordenó guardar silencio sobre lo ocurrido.

Si te gusto esta publicación, compártela en tus redes sociales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »