Nuevo formato global de reporte de condición de pista (GRF)

Los accidentes relacionados con la seguridad en las pistas, en particular las excursiones de pista, representan el mayor riesgo para la seguridad de la aviación. Un análisis estadístico demostró que, de los 59 accidentes reportados en el año 2016, la mitad fueron excursiones de pista causadas por una mala acción de frenado debido a la contaminación de la superficie de la pista.

Para ayudar a mitigar el riesgo de excursión de pista la OACI desarrollo una metodología armonizada conocida como Global Reporting Format (GRF), la cual tiene su origen en el procedimiento denominado Takeoff and Landing Performance Assessment (TALPA), utilizado por la FAA para ayudar a los operadores de aeródromo a evaluar rápida y correctamente las condiciones de la superficie de la pista.

Hasta ahora, la notificación de la eficacia de frenado se ha basado en reportes de tripulaciones o en mediciones realizadas por dispositivos como el Mu-Meter; pero, a partir de noviembre del 2020 se implementará la nueva metodología GRF, la cual se basa en la observación humana (normalmente realizada por el personal de operaciones del aeropuerto) y la evaluación de la pista mediante la matriz de evaluación de la condición de la pista (RCAM), la cual contempla una serie de criterios que determinan un código de condición de pista (RWYCC). Dicho código consta de un número que va de cero (para una superficie muy resbaladiza) a seis (para una superficie seca), indicando además, las diferentes condiciones de la superficie, los tipos de contaminante y su profundidad.

El RWYCC se utiliza para completar un informe estándar llamado Runway Condition Report (RCR), que se envía a los servicios de tránsito aéreo y de información aeronáutica para su difusión, con el fin de que la tripulación de vuelo pueda establecer una correlación entre las condiciones de superficie informadas y el rendimiento de su aeronave de acuerdo con  los datos proporcionados por el fabricante.

Otra de las ventajas del GRF es el mecanismo que le permite al piloto proporcionar al ATC, al personal del aeródromo y a los demás pilotos, su propia observación basada en las condiciones de acción de frenado experimentadas durante el aterrizaje, con lo cual se puede confirmar el RCR reportado o proporcionar una alerta de condiciones de deterioro o mejora, con el fin de que el operador del aeropuerto revise el RWYCC basándose en dichos informes.

Si te gusto esta publicación, compártela en tus redes sociales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »